Interioridad

En nuestra escuela, el proyecto de Interioridad se basa en la búsqueda del significado, una forma de «ser» y «estar» que sigue una doble dirección: el crecimiento personal hacia adentro y hacia afuera.

Las niñas y los niños descubren, a través de sus experiencias y aprendizajes, su interior y desarrollan y expresan su forma de ser.

La educación emocional es un compromiso a largo plazo con el bienestar individual y colectivo. Una persona que se conoce a sí misma vive más en paz y al mismo tiempo se vuelve empática con su entorno. Vivimos en una sociedad expuesta a la información y conectada (a menudo en disión) con la tecnología, por lo que desde la escuela apostamos por la educación emocional. Creemos que es una herramienta clave para que nuestros hijos se conecten consigo mismos, aprendan a escucharse y a comunicarse y encuentren respuestas para resolver sus conflictos (superar frustraciones, saber comunicar necesidades, creer en sí mismos, cultivar la autoestima…). Nuestro trabajo como educadores es acompañarlos en su camino.

Nuestro plan de interioridad se concibe como un proyecto escolar con una sistematización de actividades adecuadas a la edad de evolución del niño y cuenta en todo momento de la intervención coordinada y el testimonio de todo el equipo de profesores y educadores de la escuela.