Historia

Orígenes de la comunidad FMA en el distrito de St. Andreu del Palomar, Barcelona

La presencia de la FMA como comunidad constituida en el barrio de St. Andreu, según las Crónicas de la Casa, fue lanzada el 2 de marzo de 1950.

La primera comunidad salesiana fue formada por Sor Mercedes Vila, Sor Otilia Lichota, Sor María Belenguer, Sor Amalia Bellmunt, Sor M. Rosa Jiménez, Sor Inmaculada Zubizarreta.

Esta nueva fundación, incluso ahora, depende del patrocinio de Nuestra Señora de la Soledad, pero luego tuvo mucha representatividad en la Iglesia jerárquica diocesana, entre otros miembros.

Esta misma crónica, recogida por los primeros salesianos, explicaba que esta Casa era el propósito principal de enseñar a los trabajadores jóvenes y, especialmente, la creación y el desarrollo de una escuela profesional de la mujer.

Algunas FMA de otras comunidades ya habían llevado a cabo un «oratorio», (ahora lo llamamos Esplai o centro juvenil), en el barrio del Buen Pastor, con un comedor social que se inauguró en abril de ese año 1950. A partir de entonces, la nueva comunidad se hizo cargo. Además, y a petición del párroco de Santa Engrácia, del barrio de Verdú, algunos de los FMA de la comunidad, prometieron iniciar otro «oratorio» en ese barrio y lo hicieron en mayo de ese año.

La señora Angela Roca, a través de la rectora de la parroquia del Buen Pastor, estaba interesada en instalar un taller vinculante y ella se encargaba de los gastos. Y… Fue así: el 25 de abril de 1952 se instaló la última máquina. El taller de costura y confección ya funcionó y, ahora también, el de la encuadernación. Más tarde también trabajaremos con madera, pita y también hubo una sección de pinturas…

En octubre de 1951 son 300 estudiantes de primaria, 81 en la escuela profesional, 350 que participan en los «oratorios» de Sant Andreu y del Buen Pastor, 137 las madres cristianas que reciben formación cristiana por la FMA y algún sacerdote.  También se formó la Asociación de antiguos alumnos y las Hijas de María Inmaculada Auxiliadora.

En los talleres de ropa, trabajamos en dos turnos, la tarde y la noche; También trabajaron en clases de dibujo y trabajo de madera. Al año siguiente estará el taller vinculante.

En septiembre de 1969 deben irse porque el edificio de la escuela dejó algunas grietas y hay peligro de colapso. La comunidad se divide en otras casas y se fabrica en un cuartel con el fin de continuar, tan pronto como sea posible con la escuela y el trabajo profesional. A finales de septiembre de 1971, la escuela ya tenía un primer pabellón y en 1974 se construyó el segundo pabellón.